jueves, 20 de septiembre de 2012

Reseña: Necronomicón. El libro maldito de Alhazred



Existen en el mercado un gran número de ediciones que llevan por título Necronomicón, e intentan ser la reproducción más fiel posible respecto a la ficción que creara el escritor norteamericano H. P. Lovecraft como mito fundacional de gran parte de su literatura. Desgraciadamente muchos de estos Necronomicones son pobres productos literarios que poco o nada tienen que ver con el ideal lovecraftiano. Y realmente no podemos culpar a sus autores por ello. El mismo Lovecraft llegó a admitir en una de sus correspondencias, que escribir un Necronomicón como el que insinuaban sus cuentos era una labor realmente imposible, dado que el encanto de la obra radica realmente más en lo que se insinúa que en lo que puede plasmarse en papel.
      A pesar de ello, nos podemos encontrar con algunas versiones del Necronomicón, que a pesar de no ser tan “aterradoras” si alcanzan a cumplir con las expectativas del lector especializado en el tema. Uno de estos casos lo encontramos con Necronomicón. El Libro Maldito de Alhazred, escrito por Donald Tyson y publicado por la editorial EDAF. 



Desde la portada nos encontramos con algo que promete, una bien lograda ilustración a modo de encuadernación de texto antiguo con el nombre del libro en su versión griega en letras negras. Prologado por los ficticios Olaus Wormius y Teodoro Filetas, el libro nos narra a través de 58 pequeños capítulos los viajes que el poeta loco Abdul Alhazred realizara a través de Egipto y Arabia en busca de conocimiento arcano —principalmente de origen pre humano—, el cual a la postre no sólo lo llenaran de riqueza, sino que le permitirá la venganza de los agravios que sufriera en su juventud.
      El texto tiene la virtud de que puede leerse de forma continua, es decir, de principio a fin, o bien por capítulos, ya que estos son en sí mismo, salvo contadas ocasiones, pequeños relatos autoconcluyentes de aventura y fantasía. Y tal como es de esperar en un libro semejante, este no deja de ser un grimorio, por lo que a lo largo de la obra nos encontraremos con hechizos, invocaciones e ilustraciones que se muestran bajo la estética y contenido de los libros de brujería medievales.
      Sobra decir que las páginas están repletas de referencias sobre la cosmogonía creada por Lovecraft (Cthulhu, Azthoth, Yuggoth o Leng no pueden faltar en cualquier Necronomicón que se precie de serlo), e incluso en ciertos apartados podemos leer párrafos que el autor de Providence creara para aderezar sus cuentos.
      El libro es entretenido aunque quizá promete más que lo que llega a cumplir en términos de horror cósmico, aun así, es un producto de calidad. No es necesario ser allegado a la literatura lovecraftiana para poder leerlo, aunque serlo realmente ayuda y hace más agradable la experiencia. Sin duda es una buena opción para los que buscan una buena versión de la obra del poeta loco de Yemen y no quieren perder la cordura en el proceso.

Características
Titulo: Necronomicón. El Libro Maldito de Alhazred
Autor(es): Donald Tyson
Tema: horror cósmico, grimorio, fantasía
Editorial: EDAF
Edición: Segunda rustica
Año: 2010
ISBN: 978-84-414-2111-0
Paginas: 293
Precio: $224 (pesos mexicanos)

Lo mejor
Es una versión decente del Necronomicón, los prólogos y las ilustraciones le dan un aire de realismo-fantástico que enriquece el resto del contenido. Su lectura es sencilla y no se precisa de conocer a Lovecraft y su obra para disfrutarlo.
Lo peor
Se queda algo corto para ser literatura de horror cósmico y las ilustraciones no lucen tan bien ni causan tanto impacto como deberían.

2 comentarios:

Ulysses Del Mal dijo...

vaya vaya, y que te hace constar que es ficticio??? que pruebas tienes de que donald tyson no tenga esos textos griegos en sus manos??? pero bueno tu crees que su conocimiento en este libro sea pura fantasia, cuando en verdad te pones a investigar y no sabes nada de lo que esta hablando?? o tienes ligeros conociemientos al respecto??

Alejandro Morales Mariaca dijo...

Pues bien, el primero en hablar sobre el Necronomicón fue el escritor H. P. Lovecraft, quien lo utilizó continuamente como un muy interesante recurso literario en sus obras, Tyson unicamente es uno de varios autores que beben de esa fuente. Es decir, de Lovecraft mismo, inventor del Necronomicón.
¿El Necro existe? Pues podria decir que sí, y de hecho tengo varias versiones de él, pero ello no nos da pie a afirmar que sea un grimorio verdadero. Es ficción, ni más ni menos.
Ahora bien, si te interesan los verdaderos libros de la asi llamada hechiceria o alta magia, te recomiendo las Claviculas de Salomon, o el libro de San Cipriano, o las obras de Hermes Trimegisto.
Saludos y gracias por el comentario