miércoles, 20 de marzo de 2013

Reseña: Demonio de Libro




Aún y cuando me gusta la literatura de terror, no soy muy dado a los autores modernos, pues me parece que les falta esa chispa que sin lugar a dudas encontramos en los clásicos. Cuestión de percepción me imagino.

      El libro del que les hablare en esta ocasión es trabajo de un autor moderno, en específico del escritor Clive Barker. La obra lleva por título Demonio de libro y dada la ya añeja relación que hay entre los poderes de las tinieblas y ciertos textos (Necronomicón, El Rey de amarillo, etc.), la novela llamó de inmediato mi atención, sobre todo por la breve sinopsis que puede leerse en la contracubierta:


Esta escalofriante novela, en la que un demonio medieval se dirige directamente al lector con tono mortífero unas veces y seductor otras, es una autobiografía nunca antes publicada que fue escrita en el año 1438. El demonio se ha introducido en las mismísimas palabras de esta historia de terror y ha convertido el libro en un objeto peligroso y lleno de amenazas con la intención de liberarse y ejercer su poder.


¿Tentador? Por supuesto, tristemente esas breves líneas prometen mucho más de lo que realmente nos encontramos en la obra.

Todo comienza bastante bien, con una orden seguida de una advertencia que nos hace una voz que desconocemos a quién pertenece y que nos conmina insistentemente a terminar con la lectura y con la existencia misma del libro. Hasta ahí todo muy bien e interesante, pero conforme van pasando las palabras y las páginas después, la lectura se vuelve pesada, aburrida, pues lo que nos va revelando la trama no es nada sorprendente ni demasiado imaginativo.

De hecho me sorprendió encontrar en las primeras páginas de la historia un error de bastante consideración que no sé si sea cosa de la traducción o un descuido (bastante grosero, he de decir) por parte del autor. En un punto de la trama el protagonista y otro personaje son pescados, literalmente, por un grupo de cazadores de demonios, el cual logra su hazaña atrayéndolos con una carnada compuesta por trozos de carne y latas de cerveza, lo que podría dejarse pasar de no ser por el hecho de que los cazadores y el mundo al cual es atraído el demonio pertenecen a nuestra época medieval, y estoy bastante seguro que durante ese periodo histórico no había ¡cerveza en lata!

Lo anterior no sería tan malo si la historia fuera buena y entretenida, sin embargo no lo es; pues ya como dije en su momento, ésta comienza de manera interesante, pero tras unas cuantas líneas se convierte en una serie de hechos pesados y aburridos que no fueron capaces de atraparme ni interesarme. Aunque la trama mejora un poco antes del final, al llegar a éste la historia cae de nuevo en un bache y ya no sale de él, dejándonos de este modo un final pobre y carente tanto de contenido como significado.


Como suele suceder en estos casos, leí reseñas hechas por otros lectores, viendo en ellas algo muy cercano a mis propias conclusiones, las cuales se resumen en que aún y cuando se nota el oficio del escritor, el libro no es bueno, cuando mucho medianamente decente, pero del todo alejado a lo que pretendía ser.

      Sé que Barker es considerado uno de los más grandes exponentes modernos del género del terror, no obstante, tras leer Demonio de libro no tengo idea de por qué se le tiene en semejante estima. Tal vez en el resto de sus obras sí se dé en toda su gloria la capacidad de Barker como maestro del horror, pero en lo que es ésta obra no queda bien parado. Una lectura que no puedo recomendar.



Características

Titulo: Demonio de libro

Autor(es): Clive Barker

Tema: narrativa

Editorial: La factoría de ideas

Edición: Primera, rustica

Año: 2011

ISBN: 978-84-9800-778-7

Paginas: 249

Precio: $95 (pesos mexicanos)


Lo mejor

Un buen inicio que lamentablemente va degenerando en una trama aburrida, poco imaginativa y con errores. La idea sin duda es buena y atractiva, pero falla en su ejecución.


Lo peor

No es lo que promete, tiene errores graves. No engancha ni deja satisfecho por su pobre planteamiento y su mala ejecución.

sábado, 16 de marzo de 2013

Micro relato: Sin opciones




Ella está justo ahí, desnuda, de espaldas hacia mí. Frente al espejo peina su largo y obscuro cabello con un pequeño cepillo nacarado. Ahora sé que la amo.
Sostengo con firmeza el fracturado palo de la escoba y con fuerza lo clavo en su espalda, atravesando musculo y hueso hasta llegar a su corazón. Ella emite una especie de quedo suspiro que se extingue rápidamente. Su cuerpo se derrumba, privado de todo soporte vital.
No tenía opción.
Ella no se reflejaba.

viernes, 15 de marzo de 2013

Natalicios y remembranzas




El día de hoy, pero del año 1937 se apagó la luz de una da las figuras más importantes de la literatura de terror: Howard Phillips Lovecraft. Para quienes son afines al género no es necesario decirles quién fue o lo que representó (y sigue representando) para la literatura en general; para quien no lo conozca, pues es una verdadera lástima, ya que se han perdido de una de las grandes plumas.
Mi primer encuentro con el nativo de Providence fue hace ya algunos años, a través de un pequeño tomo en el que venían dos de sus historias, La llamada de Cthulhu y Herbert West: Reanimador. La primera de ellas me gustó enormemente y con la segunda quedé cautivado por los mundos que el autor creaba y, sobre todo, por la forma en que los representaba.
No tardé mucho en hacerme de una recopilación más grande de su obra y aún ahora recuerdo el gusto con el que devoré sin parar relatos como En las montañas de la locura, La sombra sobre Innsmouth, El extraño caso de Charles Dexter Ward o El que susurraba en las tinieblas. Me fascinó su prosa dura y directa, llena de sutiles sugerencias que, con gran maestría, dicen justo lo propio para mantenerte interesado y cada vez más inquieto por lo que acontece. Y es que cuando la muerte no es más aquel estado absoluto y no negociable, ni el peor destino al que puede llegar el ser humano, cualquier cosa es posible. 


Lovecraft le da con sus escritos una bofetada al hombre culto y moderno del siglo XX, recordándole su verdadero y humilde lugar en el universo, tan sólo una minúscula e intrascendente molécula sobre una mota de polvo todavía más intrascendente.
Todavía en vida, Lovecraft logró reunir a su alrededor (sin buscarlo ni proponérselo) a un grupo de escritores que nutrieron y ampliaron los mundos que él había creado. Dicha situación se quedaría meramente en lo anecdótico de no ser porque varios de los miembros de este grupo, con los años, se volvieron a su vez grandes escritores, tal como sucedió con Robert Bloch (autor de Psicosis y otros muchos escritos) o Robert E. Howard (creador de Red Sonya y Conan el Bárbaro, nada menos). 


Sin lugar a dudas, mi deuda con H. P. Lovecraft y sus Mitos de Cthulhu, que aún ahora siguen creciendo y prosperando, es muy grande, no sólo por sus relatos, sino porque en parte a ello ahora yo mismo soy escritor.

El día lunes, aunque por un problema de salud y trabajo después no pude hacer una entrada al respecto, se celebró el natalicio del escritor inglés Douglas Adams, autor de la pentalogía de La guía del viajero intergaláctico. Tal como su nombre lo indica, se trata de una obra de ciencia ficción, una muy particular con tintes de humor de manufactura inglesa y que se disfruta enormemente.


      No me atrevo a decir mucho sobre esta serie de libros, pues apenas he leído cerca de la mitad de ellos, pero no podía dejar pasar la mención al aniversario de Adams. Y es que desde siempre he admirado a quienes son capaces de hacer un buen humor, inteligente y que no caiga en lo fácil, cosa que logra bastante bien La guía del viajero intergaláctico, no únicamente por las situaciones a veces surrealistas que se nos presentan, sino por la muy particular, pero sin duda bien pensada, planilla de personajes, que van desde el ultimo varón de la Tierra, hasta un robot nihilista y maniaco depresivo que es demasiado consciente de lo que le rodea. 


      Toda una semana de matices y contrastes literarios, no hay duda.
Saludos y felices lecturas.

sábado, 9 de marzo de 2013

Reseña: Autopsia Zombi




No me cabe duda de que la ciencia ficción logra triunfar cuando convence, cuando lo que plantea está tan bien contado que no nos queda más que dar por factible lo narrado. Dentro del género Z esto queda ejemplificado con Zombi. Guía de supervivencia de Max Brooks, y no con tanto éxito en Guía de Combate Z de Roger Ma.
Dentro de esta misma línea nos encontramos con Autopsia Zombi, obra del multifacético autor Steven C. Schlozman, en la cual se nos narra uno de los últimos intentos de la humanidad por intentar sobrevivir al apocalipsis zombi, no por medio de la fuerza, sino a través de comprender la amenaza y entonces actuar en consecuencia.
Quienes estén familiarizados con la saga Resident Evil recordaran que durante sus primeros juegos se podían encontrar archivos, documentos y diarios en los que se daban detalles de la trama, lo que ampliaba y daba más realismo a lo acontecido. Esos documentos eran si duda de lo que más disfrutaba de esos juegos, pues me permitían adentrarme más en la trama, haciéndola más factible, más real. Justamente lo que Schlozman me transmitió con su libro.


En la mayoría de las ocasiones sabemos cómo es que surge el fenómeno zombi, casi siempre debido a algún extraño patógeno, aunque no siempre se nos presenta con demasiado detalle el funcionamiento y proceder de este. En Autopsia Zombi se nos explica, de una manera aterradoramente lógica y creíble, cómo es que el padecimiento DANS infecta un organismo y lo corrompe hasta hacer de él lo que llamamos un “zombi”.
Puede ser que no a todo el mundo le agrade este estudio forense Z por sus pretensiones de realismo, aunque sin duda para quienes agrade será precisamente por esta cualidad, la de diseccionarnos el apocalipsis y con ello hacerlo más cercano y factible.
En síntesis, una obra sumamente recomendable.


Características
Titulo: Autopsia Zombi. Cuaderno secreto del Apocalipsis
Autor(es): Dr. Steven C. Schlozman
Tema: zombi
Editorial: Berenice
Edición: Primera, rustica
Año: 2012
ISBN: 978-84-15441-09-0
Paginas: 187
Precio: $320 (pesos mexicanos)

Lo mejor
De lo más novedoso e interesante que ofrece la literatura Z en la actualidad. Bien pensado y mejor presentado aún. Una lectura que se disfruta y mucho.

Lo peor
Un par de errores en la edición, nada grave. Su tamaño, es tan bueno que deja con ganas de saber más.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Reseña: Zombies




No me gusta comenzar así una reseña, pero cuando un libro no me gusta, no me gusta y no hay nada que hacer.

Cuando vi en la página de una reconocida librería mexicana que la antología Zombies, coordinada por John Joseph Adams, saldría a la venta, me entusiasmé en verdad y gustoso fui a adquirir mi ejemplar, lo que por cierto no fue nada barato. Con gran expectación no tardé en apurar mis lecturas pendientes y comencé con la del grueso volumen. La historia inicial no me enloqueció, tampoco puedo decir que me desilusionara, después de todo, era tan sólo la primera de treinta y una disponibles. Luego vino la segunda, la tercera, la cuarta y la quinta… y con cada página que pasaba moría en mí el deseo de leer el resto de las historias.

No es que las historias sean malas per se (bueno, en realidad algunas si lo son, y bastante), sino que el problema está en que difícilmente pueden pasar por lo que anuncian ser, historias de zombis, ya no digamos de muertos vivientes (que no son precisamente lo mismo).

Seamos claros, si yo adquiero una antología de zombis, lo menos que puedo esperar es que las historias que incluya se basen, o bien giren en torno al género zombi (cuyas aristas dan para mucho material, por cierto), por lo que es comprensible mi molestia al leer historias de dicha antología en la que no aparece ni un solo zombi o en el que se les menciona únicamente como un tema de conversación o un concepto abstracto que no se ve verdaderamente reflejado en la trama. 



Eso por un lado. También abundan en el libro historias en las que el zombi tiene tan poca presencia y peso argumental, que si uno sustituye la palabra zombi por, no sé, digamos espectro, mafioso o esparrago, la historia seguiría siendo exactamente lo mismo. Y eso señores, no me agrada.

Suponiendo que puedan aceptarse esos puntos, todavía nos encontramos con historias sosas, aburridas y con desenlaces que van de lo simple a lo sencillamente pésimo. Y de esto no se salvan incluso las que vienen firmadas por autores de renombre.

Intentando ser justo, busque en la red algunas de las reseñas que la obra ha tenido, logrando ver con ello que en lo general se le considera una recopilación decente de relatos, lo que no me sorprende ya que esta antología vio la luz antes del “bum” que el género tuviera en España. Cualquier día de la semana yo me decanto por la literatura z de manufactura hispanoparlante, eligiendo sin dudar a Loureiro, Sisí, Álamo o Llauger por encima de Brooks, Wellington o Moody; lo que explica mi desencanto y desagrado por los relatos que componen esta antología.

Por supuesto, no todo es malo, hay unos pocos relatos que son buenos y resultan interesantes de leer, aunque me cuesta trabajo considerarlos de literatura z.

Para concluir, me parece que el libro salió demasiado prematuramente, sin un buen proceso de selección de sus relatos y apostando más por el nombre de los autores que por la calidad de sus relatos, lo que en mi caso muy particular echó por tierra toda pretensión de calidad del mismo. Habrá que ver si el segundo volumen me resulta mejor, aunque francamente no me han quedado muchas ganas de leerlo.

No voy a decir que se trata de un mal libro, pues seguramente a muchos les agradará (y de hecho agrada), pero no me es posible recomendarlo, pues a mi juicio, es bastante caro y hay muchas y mejores ofertas en el mercado (infortunadamente no todas en el latinoamericano).



Características

Titulo: Zombies. Los mejores relatos de muertos vivientes

Autor(es): Varios

Tema: zombi, muertos vivientes

Editorial: Minotauro

Edición: Primera

Año: 2010

ISBN: 978-84-450-7762-7

Paginas: 671

Precio: $480 (pesos mexicanos)



Lo mejor

Me parece que puede llegar a ser interesante para quienes comienzan en el género z y aún no han leído la narrativa que se hace en España y en algunos lugares de América Latina. Tiene un par de historias interesantes.



Lo peor

La calidad de la mayor parte de los relatos y su costo, demasiado elevado para lo que verdaderamente ofrece.